Velas Marinamar

Fundas de Lazy-back

Para navegantes que buscan el máximo de comodidad en cada salida.

No necesitan prácticamente instalación y quedan fijas en la botavara. (Para que la mayor siempre este protejida).

Nuestro sistema de fijación garantiza que la funda no sé mueve después de su instalación bajo ninguna condición de navegación.

Las fundas pueden relingarse por la botavara según llevemos la mayor.

Las mayores con pujamen volante dejan la posibilidad de relingar la funda, pues la ranura de la botavara queda libre y podemos usarla para la funda.

Cuando nuestra mayor ocupa la botavara con la relinga, fabricamos la funda con una cinta de une las dos partes y hacemos que deslice junto con la vela para su instalación.

Todas nuestras fundas están compuestas de dos piezas:

La pieza principal, donde recogemos la vela y siempre queda instalada en el barco. Es una pieza que nos abraza el palo, y protege el puño de driza y todo el sistema de patines del gratil queda cubierto.
Esta pieza pequeña y fácil de colocar, hasta en barcos de gran eslora se usa como un extra de protección.